Cosas Nuestras

Tiempos

Llegó el único tiempo real para hacer campañas. Tres meses para algunos y dos meses para otros, como los diputados federales.

La gente con experiencia electoral dice que se trata de una medida oportuna y útil para bajar los costos en forma drástica.

Ya no caben aquellas campañas de ocho y diez meses con dos o tres recorridos totales al territorio y gastos permanentes de difusión.

Para que rinda el dinero ahora hay que administrarlo con inteligencia y honradez para conseguir lo mismo con menos.

Antes de cada campaña salían nuevos ricos y a nadie parecía importarle el costo porque finalmente se le cargaba el acento de la corrupción al gobierno que llegase con estas deudas por cubrir.

Habrá que ver si funcionan las cuentas del INE y todo el mundo juzgue el gasto con la nueva contabilidad y presupuestos reducidos con vigor.

jvillega@rocketmail.com