Cosas Nuestras

Tiempo

La expresión más socorrida de fines de año es: “Pero si parece que fue ayer”.

Se nos escurrió el año entre los dedos casi sin percibir el raudo paso del tiempo.

Un día hacíamos chascarrillos sobre Peña Nieto y en otro ya lo postulan como reformador.

Bajó la violencia en las estadísticas pero no en la calle.

Los niños de Oaxaca ni se dieron cuenta de que empezó el año escolar en agosto. Sus maestros se la pasaron de plantón en el Zócalo y congestionando la capital.

Acción Nacional salió de Los Pinos por la misma puerta que las tepocatas de Fox.

Los días se arrastran, los años vuelan, esa es la paradoja de nuestra vida nacional.