Cosas Nuestras

Termómetro

Los políticos y los partidos siguen emocionándose con el resultado de las encuestas.

Es como creer que teniendo un termómetro se curan las enfermedades.

La encuesta es un sondeo de opinión que sólo vale por un momento o por un día.

No hay garantía, puede manipularse o hacerse diciéndole al cliente lo que quiere oír.

Pero en un país como en México la validez de las encuestas se ve descalificada por numerosos factores.

Una encuesta por las casas es más confiable que una hecha por teléfono. Ahora también están las redes sociales que ayudan a contagiar a los opinantes.

Un tema que perdura en Facebook puede apagarse en dos días y ni memoria queda en los que parecían tan seguros de su opinión.

La encuesta que vale es la que se hace contando los papelitos depositados en la urna y ni a esos les creen.

jvillega@rocketmail.com