Cosas Nuestras

Tarea

Los jóvenes de edad universitaria están aprendiendo a enfrentar otra realidad.

Si quieren competir en el mercado laboral deben dominar tres idiomas.

Con la apertura energética ya llegó su competencia integrada por jóvenes extranjeros profesionistas que hablan su idioma de origen, además de inglés y español.

El reto profesional subió de nivel para nuestros jóvenes, eso sin contar la necesidad de una maestría o doctorado para poder progresar.

El problema es que muchos de los universitarios de ahora no dominan ni siquiera el español, lo hablan mal y lo escriben peor.

No tienen comprensión de lectura y abominan las matemáticas.

No podemos dejarlos así, las universidades, sus directivos y sus maestros tienen que redoblar esfuerzos para rescatarlos, imposible sentarnos en la orilla y verlos hundirse más de lo que ya están.

jvillega@rocketmail.com