Cosas Nuestras

Tacones

Bajo acoso de demandas judiciales, un club de servicio acordó integrar mujeres.

En México, como suele suceder, acataron la orden pero la interpretaron a su manera.

No formaron clubes integrados, sino clubes aparte para damas.

En política, invitaron a mujeres a postularse y luego las obligaron a ceder su curul.

Defienden los varones su fortaleza milenaria con astucia y mañas viejas.

Les ayudan, sin querer, las feministas extremistas, desaforadas.

Machistas con faldas, que buscan un mundo igual de inequitativo pero en tacones.

jvillega@rocketmail.com