Cosas Nuestras

Suplente

Tiene razón Cuauhtémoc Cárdenas cuando propone legislar una nueva Constitución para sustituir la del 17 tan parchada y violada, pero igual habría que corregir algunos supuestos constitucionales que ya no se justifican históricamente.

Por ejemplo, el mito constitucional de que los presidentes son inmortales. Porque no hay forma de sustituirlos si enferman o se mueren, en la vida práctica hemos visto a algunos de ellos acabar enfermos terminales listos para morirse apenas entreguen los mandos y ni así.

No desearle la muerte a nadie, pero las instituciones son más importantes que los hombres.

Y quizás ahora se entienda la necesidad de crear la Vicepresidencia otra vez y ojalá nunca se necesite.

 

jvillega@rocketmail.com