Cosas Nuestras

Sirenas

Diciembre es el mes ideal para aumentar precios y tarifas, decía un funcionario.

Calan igual que en cualquier otro mes, pero el mexicano ni lo siente.

El espíritu de fiesta, el alivio del aguinaldo, anestesian temporalmente a los afectados.

Ya vendrá la resaca, la cruda, cuando amanezca el siguiente año.

Con el mismo desenfado se come más, se bebe más, se gasta hasta lo que no se tiene.

En diciembre, en fin, se aplazan contrataciones y los negocios entran en receso.

No tengo nada en contra del espíritu de fiesta y celebración. Me uno a él con  entusiasmo.

Pero como Odiseo, atémonos a un poste para no sucumbir al canto de las sirenas.