Cosas Nuestras

Riesgos

Quien crea que comunicarse o exhibirse en las redes sociales es un acto privado, vivirá para lamentarlo.

Platican con uno, pero los escuchan millones, incluidos estafadores, chantajistas, pederastas.

El anonimato en medio de 400 millones de usuarios facilita la simulación y el engaño.

Hay adolescentes enamoradas a quienes jamás han visto cara a cara, pero lo suponen de su edad.

En realidad es un viejo pederasta en busca de víctimas.

Presumir las vacaciones es invitación abierta a un ladrón suscrito a la red.

Actúe pues como si platicara a gritos con sus amigos. No valen intimidades ni enseñar las boobies.

jvillega@rocketmail.com