Cosas Nuestras

Riesgo

Es cierto que ésta es la primera generación en que los niños instruyen a sus padres y a sus abuelos.

Y en el colmo de la paradoja, enseñan hasta a sus maestros sobre los secretos de la comunicación virtual.

Una derivación negativa es que tal parece que los padres y los maestros dejan también que los niños se autorregulen y vaguen por las redes sociales.

Confunden unos y otros que pueden enseñar informática pero deben seguir sujetos a la autoridad.

Ellos tienen mejor criterio para distinguir lo bueno de lo malo.

No vale pues sacarle el bulto a corregir y educar a los menores cibernautas.

 jvillega@rocketmail.com