Cosas Nuestras

Rencores

Fueron entre 60 mil y cien mil muertos, el saldo de la guerra contra el crimen.

Para los cárteles fue una poda: se multiplicaron por docenas.

Pero el saldo social es grave y es permanente.

Las 60 o cien mil familias que perdieron al padre, a los hijos, al abuelo.

No importa si el familiar cayó con las armas en la mano, en olor de delincuencia.

Héroes o villanos, el dolor es el mismo. Y el rencor incuba la venganza.

Huérfanos y viudas que no merecen el escarnio heredado, sino la compasión.

jvillega@rocketmail.com