Cosas Nuestras

Relativo

Si algo nos quitó el orgullo de nuestra buena posición social fueron las crisis y las devaluaciones.

En 1984 compramos un modesto Le Baron en 5 millones de pesos, de aquellos pesos.

Alguna vez en el Puente Internacional me tocó un agente de migración chicano y déspota que condicionó mi visa a que tuviera buenos ingresos. Nada más ganaba yo 60 mil pesos mensuales. Pero cuando calculé a la paridad le dijimos: gano 20 mil dólares. El agente no pudo ocultar el asombro y rabia.

Piense que para comprar mil dólares de los que compramos a 13.35 en pesos viejos nos costaría cada dólar 13 mil pesos. Aprendimos a calcular nuestros ingresos no por los ceros sino por lo que compran y satisfacen.

jvillega@rocketmail.com