Cosas Nuestras

Regidores

Fue noticia excepcional cuando en esta campaña, el PRI canceló el registro de dos candidatos a regidores en Monterrey.

Sus abusos eran los de casi cualquier candidato en todas las épocas.

El problema con los regidores empieza desde su postulación colectiva y arbitraria.

En el PRI las entregan por lotes a las centrales obreras, a la confederación campesina y a la CNOP.

Nadie examina sus credenciales o siquiera si saben leer y escribir.

Ya en su comportamiento oficial sólo sirven como sello de aprobación de cuanto ordene el alcalde.

Es una representación cara y sin ninguna relación con el interés de los ciudadanos.

Cada vez que hay reforma política, los cambios se hacen desde los congresos del estado para arriba.

Y los regidores siguen ahí lucrando con la representación ficticia de los ciudadanos.

jvillega@rocketmail.com