Cosas Nuestras

Redes

Necesitamos tomar en serio lo que sucedió con las redes sociales en las elecciones, pese a todos los indicios evidentes no acabamos de entender el gran significado de las redes sociales y sus muchos usuarios.

Más allá del chismorreo y los infundios que se generan, hubo todo un fenómeno psicológico y sociológico.

En las redes sociales se amacizaron candidaturas, se practicó la guerra sucia y se contaminó el resultado de los comicios.

No fue casualidad ni cosa pequeña el papel de las nuevas herramientas para comunicar, desinformar y robustecer a nuevos candidatos.

Estamos ante un fenómeno que requiere la atención de los expertos en la ciencia y la tecnología para saber cómo domar al potro, cosa que no es El Bronco, que va a cambiar nuestros procesos electorales y políticos.

Imposible pensar en regulaciones que no se pueden aplicar a algo tan etéreo como las cosas de la red, menos prohibirlas.

Lo que necesitamos es aprender a reaccionar con ellas y ante ellas para que se pongan a nuestro servicio y no a nuestro perjuicio.

Como no se trata de un fenómeno aislado del mundo, tenemos que aprender de las experiencias de países más avanzados y hay que hacerlo ya.

jvillega@rocketmail.com