Cosas Nuestras

Príncipes

Algo le falta a la Selección Mexicana para ganar la Copa del Mundial.

Todos son atletas bien pagados que cuidan su integridad física porque es su capital de trabajo.

¿Sabe que les falta? Les falta el hambre, no de victorias, sino el de frijoles y tortillas.

Nuestros mejores boxeadores eran invencibles hasta que les llegaba el mucho alcohol y los banquetes.

En la Sub-17, en el basquetbol, en las Ligas Pequeñas, brillamos con los adolescentes más humildes.

Cuando se hacen profesionales, cuando llegan las mieles y la prosperidad, pierden su audacia, su tesón.

A los seleccionados los tratamos como príncipes; debiéramos verlos y pagarles como plebeyos.

 

jvillega@rocketmail.com