Cosas Nuestras

Primitivos

En tus tiempos, abuelo, ¿dices que no había celulares, plasmas ni computadoras?

¿Me vas a decir que tampoco tenías control remoto? ¿Te parabas cien veces a cambiarle?

¿Que sólo había un televisor, y dos canales, y los veían toda la familia junta?

No nos aburríamos, nos entreteníamos leyendo, jugando damas, serpientes y escaleras.

A los mensajes de Twitter les llamábamos telegramas. Y nos comunicábamos sin email, de viva voz.

Si la noche era ardiente, no había climas… se dormía en el patio o en la azotea.

Eran tiempos primitivos. Pero, aunque no lo creas, vivíamos dichosos y en armonía.