Cosas Nuestras

Piratas

Antes de la Segunda Guerra Mundial, Japón tenía fama de pirata de las marcas internacionales.

Ante un artefacto defectuoso la gente decía: parece japonés.

Le costó sangre y lágrimas para revertir esa mala fama.

Tuvieron que diseñar las normas para la excelencia que exploró al mundo entero.

A punta de calidad acreditó sus productos y, sobre todo, su marca.

Hoy, por ejemplo, produce los mejores autos del mundo, por encima de Estados Unidos.

Lección histórica para México, que ahora es el campeón de la piratería junto con China.

jvillega@rocketmail.com