Cosas Nuestras

Permiso

En México la muerte sigue teniendo permiso.

En Guerrero desaparecen a 43 estudiantes que andaban haciendo tropelías. Ese fue el pretexto para que los masacraran policías.

En Monterrey los asuntos municipales ya llegaron otra vez al crimen y las ejecuciones notoriamente públicas

En Tamaulipas, como si fuera Dodge City, los tiroteos mortales pasan cualquier día en cualquier parte.

En Guerrero cinco alcaldes están en la cárcel por ayudar a criminales en sus tareas de eliminar a sus rivales.

Como en los días de la guerra contra el crimen, la vida en México no vale nada.

Estábamos advertidos: el problema no era soltar a los diablos en México, sino volverlos a pescar.

jvillega@rocketmail.com