Cosas Nuestras

Pereza

Éste es el tramo del año más pesado para los mexicanos: hasta septiembre no hay festivos ni puentes.

Seguimos viendo al trabajo como maldición divina: “Ganarás el pan con el sudor de tu frente”.

En lugar de verlo como la oportunidad de dignificarse ganando su propio sustento.

Cuando revisamos un nuevo calendario, primero localizamos los festivos y la Semana Santa.

Con 104 días inhábiles (sábados y domingos), añadimos Semana Santa y Navidad.

Más los siete descansos obligatorios y todas las fiestas, hasta las religiosas.

Trabajamos, en fin, cuando no podemos evitarlo.

jvillega@rocketmail.com