Cosas Nuestras

Pedigüeños

Un padre de familia de 31 años pide ayuda porque tuvo a su sexto hijo y no puede mantenerlos. Un joven confiesa que no tiene empleo desde hace dos años porque pagan muy poco y no valen la pena los apoyos asistenciales.

Los programas de apoyo social han generado generaciones de pedigüeños siempre a la caza de un cheque.

Por eso ahora se transforman y Oportunidades se llama Prospera y ofrece no sólo asistencia, sino apoyo para establecer negocios, pero la gente no lo entiende y esperan el cheque para pagar el cable y comprar tiempo aire.

La pobreza se vuelve así un problema circular recurrente, hay que organizar mejor los apoyos sociales para que ayuden a abatir la pobreza y sean usados como palanca para ingresar a la economía activa y no simplemente para aumentar el número de los pobres.

 

jvillega@rocketmail.com