Cosas Nuestras

Paridad

El presidente Peña Nieto respondió un reclamo justificado y fundado de muchas mujeres que se sentían mal representadas en el poder público exigiendo paridad de género.

El PRI tomó la cosa como suya por simple reflejo de disciplina institucional. Pero como todas las reformas integrales, la paridad se topó con la sorda oposición de los varones que descalifican a las mujeres como un todo, aunque admiten que hay muchas preparadas, capacitadas para militar en la vida pública.

La primera prueba de fuego para la paridad se está dando en Nuevo León donde dos mujeres van a disputarse la gubernatura.

Nadie lo ha festejado y todo el mundo las ha llenado de críticas de todo tipo contra ellas.

Ahora alegan que la paridad debe ir acompañada de cualidades y preparación extraordinarias, lo que nunca le exigieron a los hombres en la representación popular.