Cosas Nuestras

Parejo

Desesperamos y no sabemos a quién acudir para acabar con la doble plaga de la impunidad y la corrupción.

Pero llegan nuevas generaciones de políticos y traen las mismas mañas o las aprenden rápidamente.

El sistema mismo está diseñado para el gasto a discreción y la falta de transparencia.

Por parte alguna no se ve un sistema correctivo que funcione o que aguante el reparto multimillonario en cada sexenio.

Como otros males sociales, la solución no está necesariamente en el Gobierno. Es la sociedad entera la que debe cambiar.

Empezar por castigar parejo al que recibe los moches y al que los entrega, a todo el que hace negocios a costilla de los dineros públicos.

O sea, la purga debe ser pareja para que haya un escarmiento general y reaprendamos a manejarnos con honestidad con lo poco y con lo mucho.

jvillega@rocketmail.com