Cosas Nuestras

Parejas

Los jóvenes de clases populares, como muchos artistas y deportistas, se van por la libre.

Ya no se casan, simplemente se van a vivir juntos sin pasar por el juzgado.

Quizá por eso cargamos de tantos oropeles y costos el acto formal de casarse.

Vivir en arrimatrimonio es más barato y expedito para convivir y criar familia.

Ante esta situación de facto ¿castigamos a los hijos con la privación de sus derechos?

¿Reconocemos de una vez todo tipo de convivencia, así sea sin juez y sin cura?

Y que las iglesias metan al orden a sus feligreses… si se dejan.

jvillega@rocketmail.com