Cosas Nuestras

Operadores

Fue el PRI del siglo pasado el que inventó las estructuras electorales que lo hicieron invencible en esos años.

Reclutaba voluntarios cuadra por cuadra, manzana por manzana, colonia por colonia.

El operador era una gente del barrio bien conocido y estimado por los vecinos y los representaba en sus gestiones ante la autoridad.

El día de los comicios persuadían a los vecinos de votar y hacerlo por los candidatos priistas.

Pero finalmente la práctica se envileció y sucumbió en la competencia más vil.

Sigue habiendo operadores pero son mercenarios a sueldo o incrustados en las nóminas.

Se dedican a comprar voluntarios y votos para amarrar triunfos.

Es la ley de la oferta y la demanda.

Dos días antes de los comicios un río de dinero en efectivo pasa por las manos de todos para que los votos fluyan.

jvillega@rocketmail.com