Cosas Nuestras

Ofertas

Algo aprendí cuando fui a comprar mobiliario de oficina directo con el fabricante.

El vendedor nos ofreció un descuento, como dijo, del 20, más el 15, más el 10 por ciento.

Me explicó el contador que me acompañaba: el 20 es por mayoreo, el 15 para compras, el 10 para nosotros.

No eran sólo los aranceles para los descuentos, sino también para la corrupción. Sólo se me ocurrió preguntar: ¿o sea que cuando compro a precio de lista sí me cobran todo ese copete? Por eso no me alientan los descuentos de fábula que ofrecen por promoción algunos comercios.

No sacrifican utilidades, sólo por una vez cobran lo justo. Las ofertas sólo son precios más próximos a lo justo. Y ni tanto.