Cosas Nuestras

Oaxaca

La situación educativa de Oaxaca conducía a puros caminos truncos, a trampas sindicales y a un ambiente total de corrupción que permeaba desde el aula hasta la dirección de Educación estatal.

Por eso se estrellaban en seco todos los intentos por aplicar hasta las normas mínimas de la revolución educativa iniciadas el año pasado.

Con los maestros más tiempo en la calle que en la escuela, con su total intransigencia, que ni siquiera se presentaron el día del examen que se aplicó en todo el país aprovechando los meses de verano.

Falta por ver qué tan profundas están las raíces de la disidencia y si dan un golpe al movimiento de Oaxaca, si seguirán en la misma actitud las peores entidades como Jalisco y Michoacán.

Lo que debe seguir es una lección con mano dura sobre quién pone el orden y quién lo tiene que acatar.

jvillega@rocketmail.com