Cosas Nuestras

Novios

Después de casar a dos hijas y un hijo, nuestro amigo tiene sabiduría para compartir.

Dice que se busca novio o novia con el mismo afán que se selecciona automóvil nuevo.

Importa que sea atractivo, lucidor. Cuenta que sea capaz de correr, que no sea gastón de gasolina.

El criterio más importante es que el auto sea confiable. Que no te vaya a dejar varado en el camino.

Claro, antes de decidirse por el sedán, prueban el convertible, el deportivo deslumbrante.

Los hijos más maduros, eso sí, se inclinan por un estaquitas utilitario y económico.

Ya entrados en gastos, confiesa, te conformas con que las hijas busquen novio y los hijos, novia. Y no al revés.