Cosas Nuestras

Muro

El peregrinaje más exitoso de este año es al Muro de las Lamentaciones.

A la cuesta de enero, los mexicanos entran con rostro abatido y las peores expectativas.

Lamentan a grito tendido los nuevos impuestos y los aumentados.

Les enoja el cambio veloz de las cifras en las bombas de gasolina.

Las etiquetas encarecidas del vino, los cigarrillos, los alimentos chatarra.

Pero no se vacunaron en diciembre ni aceptan reducir su consumismo.

Dejar de verse como ricos empobrecidos, sino como ciudadanos esforzados de país pobre.