Cosas Nuestras

Morbo

La muerte de Manuel Uribe, el más gordo del mundo, desató el festín de los buitres.

Los reporteros hicieron espeluznantes preguntas a la afligida familia.

¿En qué tipo de carroza lo iban a trasladar?

¿Dónde iban a hallar un ataúd donde cupieran 400 kilos de ser humano?

¿Si no cabe en el crematorio, lo van a seccionar para que quepa?

Más fotografías de la urna con sus cenizas del tamaño de un macetón.

No preguntaban sólo por su morbo, sino por el de su público, ávido de noticias truculentas.

 

jvillega@rocketmail.com