Cosas Nuestras

Montado

Es domingo de barbacoa. De relajarnos junto a la familia. Acudir al templo. Organizar sin presiones algunos pendientes y pensar en el inicio de semana.

Programar nuestras consultas médicas, compromisos con amistades y gente del medio laboral.

Así son los domingos regularmente. No hay muchos sobresaltos; el bullicio de la ciudad es marcadamente mermado. Es día de reposo.

Sin embargo, este domingo es diferente. Hay un cambio en la historia. Amanecimos con nuevo gobernador apartidista, de sombrero y penco.

La verdad es que nos hubiera gustado estar ahí en el folclor del advenimiento de Jaime Rodríguez en este día atípico, pues evoca tiempos rurales, donde llegar al pueblo rayando el jamelgo era de toda admiración y muestra de bravura.

No se pudo. Otra vez será, como dijera El Piporro. Claro, si conseguimos un caballo.


jvillega@rocketmail.com