Cosas Nuestras

Medicamentos

Dice un científico que no hay medicina que cueste arriba de un dólar producirla.

Si las venden en cientos y miles de pesos es para comercializarlas.

De ahí salen, por supuesto, los costos de investigación y el uso de patentes.

Buena tajada se la llevan los médicos que se dejan corromper con seminarios y simposios en hoteles de lujo.

¿Quién paga el precio de ese despilfarro? Pues los enfermos, sean pobres o ricos.

Lo que para unos es un negocio de fantasía para otros es asunto de vida o muerte.

Porque no matan las enfermedades por sí mismas, el costo de los medicamentos es el homicida.

jvillega@rocketmail.com