Cosas Nuestras

Maestros

Sentimos que nos faltan maestros: queremos que los que hay se actualicen. A los que ya tenemos nos urge que se actualicen, porque los responsabilizamos de la educación de nuestros hijos.

Al entrar a clase es como si les entregáramos un pedazo de mármol para esculpir una persona integral.

El buen maestro la esculpe. Los mediocres hacen polvo ese trozo virgen de talento.

Todo lo exigimos al maestro del aula como si le cupiera toda la responsabilidad.

Pero no exigimos lo mismo a los otros que educan: la televisión, el Internet, la Wikipedia, los motivadores.

Entre todos forman a los monstruitos que ya llegan a medio desbastar y deformes al aula.

jvillega@rocketmail.com