Cosas Nuestras

Maestros

Comete un grave error quien se pelea con la cocinera o con quien le sirve la mesa.

Por las mismas razones, es suicida pelearse con quienes enseñan a los hijos.

Y eso hemos estado haciendo durante los últimos 14 años: combatiendo los maestros.

Se les declara, de entrada, incompetentes, centaveros, haraganes.

Todos con el mismo rasero, como si todos fueran de la Coordinadora.

Ignorando que muchos son dedicados, estudiosos y leales a la patria.

Dignificar al maestro es condición para cualquier reforma educativa efectiva.

jvillega@rocketmail.com