Cosas Nuestras

Maestro

El maestro Manuel Pérez Ramos escogió ser la conciencia de su gremio, defendió sus valores, señaló sus problemas y aportó sus opiniones a leyes y acuerdos con las autoridades de Educación.

Un tumor de páncreas lo liquidó ayer a menos de tres meses que le detectaron el mal.

Fue muy buen periodista con artículos de fondo sobre la realidad nacional e internacional, se documentaba y volvía accesibles los conocimientos más profundos.

Debió ser secretario de Educación pero no se le dio, tenía un doctorado en Cuba y realizó numerosos estudios nacionales. Pero le faltó vida para cumplir todos sus propósitos.

Sigue siendo cierto que los buenos se van primero, y la muerte de Manuel la lamentamos profundamente.

A su familia, que le quede el reconocimiento de las universidades que se beneficiaron de su enseñanza y sus conferencias.

jvillega@rocketmail.com