Cosas Nuestras

Llamas

Es el clamor ciudadano sin respuesta: ¿Quién hablará por nosotros?

Por el contribuyente agobiado por impuestos excesivos. En nombre del dueño del taller extorsionado por vulgares delincuentes.

Al que peregrina buscando el medicamento en el Seguro Social.

Los diputados no, porque andan en lo suyo. Cobrando sueldos y moches, siempre buscando otro cargo.

Los gobernadores sólo defienden y favorecen a sus parientes y compadres. El Presidente apenas tiene tiempo para torear a: los maestros, a López Obrador, a los partidos.

La voz del desamparo puede alimentar y propagar las llamas que ya incendian Oaxaca y Michoacán.