Cosas Nuestras

Lección

Se cumplen mañana 30 años del gran temblor de la Ciudad de México. Cientos de historias se tejieron a partir de ese 19 de septiembre y todavía hay resabios de su colosal efecto.

Murieron periodistas al aire transmitiendo noticieros, otros en el hotel Regis cuando acudían a un encuentro de comunicación. Un compañero nuestro salvó la vida de milagro.

Después conocimos a otros regiomontanos que sufrieron amputaciones o perdieron un familiar.

Está el caso de un cirujano plástico a quien le injertaron dedos del pie en su mano cercenada. Hoy es exitoso profesionista en esa misma ciudad.

Ciudadanos comunes a mano limpia removían escombros para rescatar sobrevivientes.

Fue dura lección. No podemos evitar los temblores, ni sabemos cuándo pegue otro igual. Reduzcamos sus efectos con ciudades mejor construidas y equipadas.

jvillega@rocketmail.com