Cosas Nuestras

Justicia

Nos tomó siglos desactivar el sistema de justicia por propia mano.

Acreditar a ejércitos y corporaciones policiacas como garantes de la tranquilidad.

Las autodefensas michoacanas son un salto para atrás, para muy atrás.

Es la barbarie ver hasta a niños y mujeres armados combatiendo a los Templarios.

No suplantan a policías ejemplares, celosos de su encomienda social.

Sustituyen a policías corruptos, acobardados, comprados por los narcos.

Están mal los ciudadanos armados; están peor los funcionarios rebasados.

jvillega@rocketmail.com