Cosas Nuestras

Muchos

Los tamaños de una ciudad tan grande como Monterrey implican que hay usos y costumbres que generan miles de millones de pesos para la gente de negocios. Con tanta población, al menos dos millones gastan todos los días en transporte público o gasolina.

Esa población móvil gasta en comer en la calle, porque no tiene tiempo de ir a su casa.

Cada semana pasan de cien mil los que gastan en conciertos y espectáculos deportivos.

El 80% de la población gasta en tiempo aire para sus celulares y servicios de internet.

De todas esas actividades derivan negocios, desde el pequeño emprendedor que vende tamales hasta las grandes industrias de frituras y establecimientos de comida rápida.

Se queja, pues, quien dice que las ciudades mayores escasean de empleo. Sobra preocuparse si busca uno con humildad y ganas de prosperar.  


jvillega@rocketmail.com