Cosas Nuestras

Inversiones

Tres inversiones le producen alergia al mexicano: seguros, salud y educación.

Los tres tienen que ver con la planeación y con la previsión de males mayores.

Se atiene, en los tres, al ahí se va, ya Dios dirá o al ya veremos.

Hasta que la enfermedad artera hace inevitable la visita al doctor.

Un accidente sin seguro es una catástrofe económica pero “si así lo quiso Dios”.

Y si los hijos no estudian es que “el gobierno nos negó la beca”.

Elegantemente le llaman fatalismo. En realidad le vale queso.

jvillega@rocketmail.com