Cosas Nuestras

Innovadores

Las calles de la ciudad lucen muy diferentes a las de hace treinta años.

Son otras las edificaciones, hay mucho aluminio y cristales en las fachadas.

Pero el cambio más notorio son los muchos negocios innovadores inimaginables hace tres décadas.

Los que venden computadoras, celulares, tablets, plasmas, bebidas energizantes.

Y la propaganda correspondiente que anuncia un mundo del futuro que ya nos alcanzó.

Los problemas de las calles siguen siendo los mismos de hace 50 años.

Si el progreso hubiera sido parejo, ya tendríamos calles como espejos y bien iluminadas.

jvillega@rocketmail.com