Cosas Nuestras

Injurias

Corren por las redes sociales aguas pestilentes de injurias que alcanzan a los políticos, sus familias y las instituciones.

Todo está mal menos insultar y juzgar con valores negros todo lo que suene a política.

A toda velocidad y con la volatilidad y el anonimato todos los días se descubren fraudes, complots y corrupciones.

La solución universal es correr del poder a todos, comenzando con el Presidente, pero nadie propone la alternativa de cómo vamos a gobernar al siguiente día.

Porque lo malo empieza en la casa de cada ciudadano y lo público es simplemente la suma de todas las conductas de los ciudadanos de México.

La revolución verdadera tiene que suceder uno a uno en cada domicilio y con cada ciudadano, lo otro es escupir sobre el tejado de todos y quemar el barco en que nos movemos a través de la historia.

jvillega@rocketmail.com