Cosas Nuestras

Idioma

Tenemos un idioma rico en vocablos para hablar todo lo divino y malo, palabras exactas y efectivas o sentidas para expresar sentimientos.

Con las armas portentosas de la tecnología, ésta puede ser la época de más ilustración y de uso más intenso del lenguaje.

Sin embargo, nunca fue tan pobre la comunicación ni tan escuálido el uso del idioma.

Como si no hubiera palabras en español para decir las cosas, ahora forwardeamos los mensajes y le llamamos selfies a los autorretratos.

Para carcajearnos simplemente ponemos LOL (riéndose ruidosamente). Tampoco usamos los nombres de pila, ahora es “güey” o inventamos palabras para la publicidad, como la refrescancia.

Estamos sentados sobre un rico cofre lleno de palabras sabias mientras nos comunicamos como tribus salvajes con unos cuantos sonidos y gestos.

jvillega@rocketmail.com