Cosas Nuestras

Herencia

Hay gente que cree que el prestigio es heredable y se acumula con las generaciones, lo cual es cierto si su bisabuelo formó un despacho de abogados que sigue siendo honorable después de varias generaciones.
Pero esta no es regla común. Verdaderos pilares de la sociedad tienen por hijos a inútiles o sinvergüenzas.

Por eso no se preocupe de dónde viene la familia, sino hasta dónde van sus hijos.

Para las sociedades viejas el mérito es quién fue tu abuelo; en las actuales importa quiénes son tus nietos.

Más importante que ser el vástago de una familia honorable preocúpese por ser el tronco de una familia que empieza a tejer una historia honorable.

Y recuerde, más vale tener prestigio que dinero.

jvillega@rocketmail.com