Cosas Nuestras

Grecia

El costalazo se dio en tierra remota, allá en Grecia, pero su estremecimiento llegó a todos los continentes.

Por imitación o por contagio la crisis griega puede extenderse; afortunadamente la lección no cayó en el vacío y en México surgieron de nuevo las propuestas para transformar su economía y sobre todo para tapar las peores fisuras en su casco.
En Pemex fue la reacción francamente de pánico de renegociar su deuda y para las múltiples fugas que incluyen el cuantioso saqueo de sus ductos.

Otro asunto igual de grave es acabar con el déficit del Seguro Social, sobra dónde recortar en el sindicato y en el manejo de los abastos en todo lo que no sea salud.

Se requiere de un México que se involucre y aprenda del problema griego para preguntarnos por quién doblan las campanas y entender que doblan por nosotros.

jvillega@rocketmail.com