Cosas Nuestras

Google

Los jóvenes tienen al mundo no a sus pies sino en sus dedos, gracias a la tecnología de la información.

Le basta con pulsar Google para tener el poder de ábrete Sésamo.

Al instante pueden saber quién fue Pasteur o cuál el segundo nombre de Madero.

Esa posibilidad de acceso inmediato los lleva a la información en exceso y los induce a la confusión.

No adquieren conocimientos instantáneos como suponen, sólo información, mucha información.

No son lo mismo. Como no es alimentarse meterse al trigal a masticar grano.

Falta moler el trigo, convertirlo en harina y luego en pan para satisfacer realmente el hambre.

jvillega@rocketmail.com