Cosas Nuestras

Fin

Está usted en absoluta libertad de cerrar el año como se le antoje.

Con una copa en la mano, con comelitona y baile.

O hincar la rodilla en tierra para elevar plegaria de gratitud.

Fue un año difícil, aún violento, plagado de carencias y enfermedades.

Pero igual tuvimos días de logros, gozos y satisfacciones.

Erramos, como siempre, midiendo el éxito por las cosas que compramos.

Importó e importa no lo que poseemos, sino lo que somos.