Cosas Nuestras

Fin de año

Esta noche hay viandas y bebidas especiales en muchas mesas.

Pareciera que no hay muchas razones para festejar, pero las hay.

¿Le parece poco que sobrevivimos a un pésimo año, plagado de violencia? ¿Qué conservamos un empleo y al menos nunca nos faltó para comer y vestir?

Por todo eso y por lo que viene, reserve unos minutos para la reflexión. Que no le dé pena arrodillarse para agradecer y pedir, para reconocer a su Dios providente.

Haga un ejercicio de sana humildad, reconociendo que sólo las cosas del espíritu importan.

Que todo lo demás que nos asusta y preocupa es vanidad; vanidad de vanidades.

jvillega@rocketmail.com