Cosas Nuestras

Fiestas

Los norteamericanos tienen tantos días inhábiles como nosotros, salvo por una excepción.

Ellos no se van una quincena completa por Semana Santa y por Navidad.

Los vecinos sólo dejan de trabajar, como nosotros, el Día del Trabajo, en abierta paradoja.

Pero allá no se lamentan esos días de ocio programado, al contrario, los celebran a todo trapo.

Es que el resto del año trabajan como hormigas y agotan la jornada hasta el último segundo.

Eso necesitamos nosotros, que la norma sea el trabajo intenso y fecundo.

Aunque nos vayamos de pinta con frecuencia, como vamos a hacer en septiembre.

jvillega@rocketmail.com