Cosas Nuestras

Felices

La encuesta apunta que estamos entre los pueblos más felices del mundo.

Pero el 80 por ciento de la población es pobre o está por caer en esa condición.

La inseguridad devalúa la vida y las propiedades en muchas entidades. La economía sigue empantanada y los salarios demasiado bajos.

Esa es la quejumbre en los medios, en las pláticas de familia y de amigos.

Me sospecho que el sondeo sobre felicidad lo hacen en diciembre.

Cuando la realidad y la prudencia se arrojan en el cuarto de los triques.

Quizá confundimos la felicidad con la embriaguez.