Cosas Nuestras

Fechas

Su primera asomada al nuevo calendario denuncia la prioridad de sus intereses.

¿En qué día cae mi cumpleaños? ¿En qué mes la Semana Santa?

Los días de descanso obligatorio y los puentes, para planear viajes y paseos.

Todo eso está bien. Es nuestro derecho programar ocios y diversiones.

Pero hay que hacer el otro calendario, el  de las responsabilidades.

Cuándo pagar el predial y la tenencia. Programar con el contador la declaración.

Ponerle fecha a la dieta y al curso de Inglés tan diferido.