Cosas Nuestras

Exterminio

Nadie puede desafiar la fuerza del Estado y el Estado tiene que tener el monopolio de la fuerza.

La ofensiva atroz del crimen organizado que ha hecho estragos en varias entidades del país finalmente se salió de control en Tierra Caliente y en la costa del Pacífico.

No sólo cooptó a las autoridades y policías, sino las sustituyó o corrompió al máximo.

A esto se sumó una reactivación de grupos rebeldes que siempre ha operado.

Es una guerra que no podemos perder, no podemos ver grupos estudiantiles en la calle auspiciados por el crimen organizado con tal insolencia que ya piden a su edad renuncia de presidentes.

jvillega@rocketmail.com